AD Chacao, ADelante siempre ADelante.

AD Chacao, ADelante siempre ADelante.
Por una Venezuela Libre y de los Venezolanos

jueves, 9 de diciembre de 2010

HOJA DE RUTA ELECTORAL (XXXII)


Octavio Lepage

Chávez ha sido realmente original al lidiar con el problema de los damnificados por las lluvias catastróficas este año. En el trascurso de los siglos, ningún mandatario había tenido la ocurrencia de alojar damnificados en el Palacio Presidencial. Entre Miraflores y el Palacio Blanco, se han alojado más o menos 1.000 de los 60.000 contabilizados hasta ahora. Algo es algo, peor es nada.
El precedente no podrá ser ignorado por otros gobiernos. Tormentas de nieve e inundaciones vienen arrojando millares de damnificados en Europa. Lo más probable, es que se habiliten para recibir damnificados el Palacio de Buckingham, el Kremlin, el Palacio del Elíseo y todos los palacios presidenciales en ese continente. En América, los Presidentes tendrán que seguir el ejemplo que Chávez dá, sin excluir la Casa Blanca. En Cuba, donde los huracanes causan devastadores estragos, la ocurrencia del discípulo predilecto no podrá ser ignorada por el mentor amado. El emblemático Palacio de la Revolución, tendrá que abrir sus puertas para recibir damnificados de los huracanes.
Lo acostumbrado es que los gobiernos construyan albergues o refugios permanentes para brindar alojamiento temporal satisfactorio a las víctimas de calamidades colectivas. Durante la Segunda Guerra mundial fueron famosos los refugios anti-aéreos construidos en Londres y otras ciudades inglesas como protección contra los bombardeos implacables de la aviación de Hitler. Después, en Estados Unidos durante la Guerra Fría, se construyeron infinidad de refugios contra las bombas atómicas. En Venezuela, lo acostumbrado es alojar a los damnificados en edificaciones escolares y deportivas.
Chávez ha tenido otra ocurrencia original: Alojamiento compulsivo y gratuito de damnificados en hoteles. Que se recuerde, solo en casos de muy graves catástrofes colectivas, por muy corto tiempo, sin compulsión, se ha utilizado este procedimiento que afecta el turismo interno internacional, con perjuicio del nivel y calidad de vida del venezolano. Chávez lo defiende ardorosamente con el argumento de que favorece a los pobres.
En este aspecto será difícil que el mentor siga el ejemplo del discípulo. En sus fabulosas playas, Cuba tiene una cadena de hoteles para los turistas internacionales. A esos hoteles no tienen acceso los cubanos, no aceptan pesos. No es verosímil que ni siquiera bajo la compulsión de Chávez puedan abrir esos hoteles a los damnificados de los huracanes. Tampoco es verosímil que sus espléndidos campos de golf se utilicen para construir complejos habitacionales.
En todo caso, los damnificados alojados en Miraflores, Palacio Blanco, hoteles, no permanecerán allí indefinidamente, habrá que darles acomodo permanente Chávez dice tener una fórmula mágica para lograrlo, que se reserva por el momento. Eso sí, queda claro que no va a construir viviendas de interés social. La pobreza es para disfrutarla. Ser rico es malo.

Caracas, 7 de Diciembre del 2.010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada