AD Chacao, ADelante siempre ADelante.

AD Chacao, ADelante siempre ADelante.
Por una Venezuela Libre y de los Venezolanos

viernes, 21 de enero de 2011

GOLPES SIGLO XXI

HOJA DE RUTA ELECTORAL (XXXIV)
GOLPES SIGLO XXI
Octavio Lepage
El golpe de Estado tradicional se consumaba con la toma violenta del poder por militares sublevados. Ese modelo casi pasó a la historia. En Venezuela el ciclo de golpes militares se cerró con los del 4F y 27F, ambos fracasados. El del 11 de Abril del 2002, no encaja en ese modelo de golpe militar. No se intentó tomar a Miraflores por la fuerza, no se lanzaron morteros sobre La Casona, los jerarcas chavistas no fueron detenidos, no se suspendieron las garantías constitucionales. Chávez no hizo resistencia, más bien aceptó trasladarse a Fuerte Tiuna donde se encontraban los jefes militares sublevados, quienes inexplicablemente no le permitieron irse a Cuba, su única condición para renunciar a la Presidencia (“se le pidió la renuncia, la cual aceptó”). La inacción de los militares jefes de la sublevación se prolongó demasiado, hasta que el general Baduel decidió restablecer a Chávez en la Presidencia, quien hasta ese momento se mantenía en La Orchila, en la protectora compañía del difunto Cardenal Velasco y de Monseñor Baltazar Porras. En ningún momento la vida de Chávez corrió peligro. La autoproclamación y auto juramentación de Carmona, más que golpista fue una manifestación folclórica.

Ahora existe un nuevo modelo. Son los Presidentes constitucionales quienes se salen del marco de la Constitución para tratar de perpetuarse en el poder. En esa línea golpista de nuevo cuño ha venido actuando Chávez desde hace tiempo.

En términos políticos concretos, esto significa que Chávez está gobernando al margen de la Constitución. El hecho de ser Presidente por haber ganado elecciones (legitimidad de origen) no lo autoriza para gobernar fuera del marco constitucional. Perdió la legitimidad de ejercicio. Hoy en día el de Chávez es un gobierno de facto, que se mantiene por la fuerza militar y paramilitar, no por el apoyo ciudadano.

La Constituyente de 1.999, con apabullante mayoría chavista, previó que una situación de esta naturaleza pudiera presentarse en el futuro; y en el texto constitucional estableció principios y mecanismos para enfrentarla. La Constitución establece (art. 133) que “La Constitución no perderá su vigencia, si dejase de observarse por acto de fuerza”. Por añadidura, en el artículo 350 dice: “El pueblo venezolano desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas, o menosprecie los derechos humanos”.
 
En Venezuela hay base constitucional para llamar a la desobediencia civil, como en Túnez, donde el pueblo sin apoyo militar logró quitarse de encima a un autócrata que lo había oprimido por 23 años. Los venezolanos, mejor dicho, sus dirigentes democráticos prefieren guardarse todas las cartas para el 2012, cuando piensan derrotar a Chávez al igual que lo hicieron el 26S.
 
Caracas, 19 de Enero del 2.011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada